21 de septiembre de 2020

La belleza de lo cotidiano: cómo la Terapia Ocupacional convierte lo cotidiano en terapéutico.

La ocupación es un impulso natural para satisfacer las necesidades que las personas tenemos para sobrevivir. Es algo innato. Son un conjunto de actividades con propósito y dependen del contexto y entorno de la persona y de sus aspiraciones y necesidades.  Por lo tanto, bajo esta premisa, todos los seres humanos tenemos la necesidad básica de participar en ocupaciones, también llamadas actividades de la vida diaria.


“Los seres humanos son el producto de un proceso evolutivo que les ha dado un mandato biológico para ser activos” (Kielhofner, 2004)

Cuando todo va bien…

Te despiertas, vas al baño, desayunas, conduces, llamas, cocinas, compras, lavas, planchas, limpias, quedas con amigos… piensa en todo lo que haces en un día. Cotidianidad. ¿Tenemos clara la importancia que tienen estas acciones en nuestra vida? ¿Nos hemos parado a pensar que estas acciones son las que nos dan independencia, autonomía? Tenemos tan mecanizadas nuestras acciones, que cuando todo va bien, pierde significación: no valoramos la importancia de poder lavarnos los dientes o poder llevarnos la cuchara a la boca. Lo hacemos sin pensar… hasta que pierdes esa capacidad. En ese momento, es cuando descubres y echas de menos la belleza de lo cotidiano. 
La Terapia Ocupacional: se construye como profesión tras poner en valor lo terapéutico de la ocupación. 
Toda actividad de la vida diaria, cotidiana, precisa de habilidades físicas, cognitivas y comunicativas para poder ejecutarlas. Cuando alguna de las habilidades comienza a fallar por alguna razón, las actividades de la vida diaria también comienzan a fallar, y es ahí cuando comienza una pérdida de autonomía.  Y cuando las personas pasan por la pérdida de independencia, de autonomía, refieren una lucha constante por mantener el control sobre el desempeño de tareas sin ayuda. Tener obligaciones sostiene al individuo en su conexión con su vida. Uno es lo que hace, de ahí que la actividad esté unidad a la identidad y a la biografía. La continuidad de proyectos, es la continuidad con la vida. 
Por eso, el Terapeuta Ocupacional es un experto en realizar un análisis de la actividad: analiza las exigencias del entorno, motoras, sensitivas, cognitivas, y conductuales que se precisan para poder realizar la actividad de manera óptima, competente y segura. Y todo esto lo hace en el propio entorno de la persona: en su barrio y en su domicilio. Y así, diseña un plan de tratamiento a través de actividades significativas para la persona, utiliza la actividad que para esa persona es importante como herramienta terapéutica. 
Para que esa persona sienta que vuelve a tener el control en el desempeño de sus tareas. Y que pueda  continuar con la belleza de lo cotidiano.

Autor: Naroa Bernardo

Profesión:Terapeuta Ocupacional

Si estás echando de menos lo cotidiano, o un familiar está pasando por ello y necesitas más información, puedes escribir a: info@muina.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *