11 de mayo de 2021

Comprender la adolescencia. Caminos de tiza

«¿Qué es la adolescencia? ¿Un entretiempo o una etapa en si misma? ¿Cuáles son los cambios más significativos y qué pasa cuando no se producen? Estos son algunos de los interrogantes que nos proponemos pensar en “Caminos de Tiza”. Para ello, Mirta Goldberg recibe a Dora Niedzwiecki, Dra. en Cs. Sociales e investigadora; a Néstot Córdoba, psicoanalista y profesor en la UBA; y a María Eugenia Otero, docente de la UBA. https://www.tvpublica.com.ar» (Caminos de tiza, «Comprender la adolescencia«. un programa de televisión de Tvpublica Argentina.)

Les dejamos una pequeña reseña de algunos de los temas que se desarrollaron durante el programa. La adolescencia es un tema que nos interroga tanto desde el lugar de padres como desde la docencia, y sin duda desde la psicología y el psicoanálisis.

Hay muchas maneras de transitar la adolescencia, y no todos esos caminos son aceptados socialmente, incluso familiarmente. Es un tiempo donde el sentimiento de extrañeza emerge no solo en los padres para con su hijo, sino también para el propio adolescente. Es un tiempo de crecimiento activo que se produce de forma progresiva y regresiva. Este entretiempo, dice Eugenia Otero, se podría entender como un trabajo de frontera, entre la infancia y el porvenir de la adultez.

Estos analistas, nos ayudan a pensar también la relación del adolescente y el lenguaje. Estos se apropian del lenguaje como un modo de cifrar, de hacerse un mundo sin tantos adultos. Y esta apropiación trasciende generaciones, ya que, después de todo, en todas la épocas los jóvenes tuvieron sus expresiones propias absorbidas de la misma cultura.

Ahora bien, ¿qué función cumple tener expresiones propias entre pares?

Estas expresiones hacen lazo, crean vínculos, los adolescentes se enfrentan a la caída de los sentidos que tienen las palabras que usaban en la infancia y que eran aportadas por los padres, siendo frente a ellas ahora extranjeros. Lo son también en lo corporal, ya que caen las vestimentas infantiles dando lugar a otras; por ejemplo, en la elección de colores siguiendo un estilo que los identifique, buscan otras formas de vestir ese cuerpo nuevo y desafiante. Se enfrentan a una invasión de sensorialidades que trae la metamorfosis de la pubertad.

Por ello, los adolescentes necesitan encontrar en el lenguaje ciertas palabras que los representen. Dan nuevos significado a viejos significantes. Encuentran palabras que hacen comunidad y otras que hablan de sus estados de animo. La creatividad adolescente es de alguna manera una forma de salida cuando logran desplegarla para transitar este entretiempo de crecimiento. Comunicarse entre pares mediante este lenguaje a veces surgido de la música, de los medios de comunicación, de las redes sociales, tiene de alguna manera el objetivo de crear un espacio sin adultos, sin sus miradas ni sus reglas. Este lenguaje es un rasgo identitario que unifica, que ensambla subjetividades dentro de un grupo.

Otra pregunta interesante que se escucha es ¿cuál es la importancia de la socialización en este tiempo, y cual seria el llamado de atención?

El psicoanalista Néstor Córdoba, propone antes de responder, poder ubicar una distinción entre la soledad y el aislamiento. Porque el adolescente tiene momentos de una intensa grupalidad, pero también tiene otros momentos donde lo que necesita es la soledad de su habitación. Experiencia que debe tramitar desde la individualidad de su espacio. Tan necesario es este momento, que cuando no tienen una habitación propia esos espacios se buscan y/o se inventan, porque lo que prima es su necesidad. Otero, menciona también la soledad en el espejo y en las pantallas. ¿Cuándo es que juegan y cuando es un medio de escape?

Soledad que a veces muestra una línea muy delgada con el aislamiento. El aislamiento es pensado un poco más del lado de la perturbación. En el sentido de que tiene un aspecto más sufriente que a veces puede alejarlos de los procesos de crecimiento.

Desasimiento de la autoridad paterna, otro punto que interroga. ¿Qué lugar pueden encontrar los padres para acompañarlos? ¿Qué lugar pueden ocupar los docentes para no quedarse fuera de todo esto?

Un proceso doloroso tanto para los padres como para los propios adolescentes, tal como comenta Néstor Córdoba, es un proceso que hace caer de alguna manera la representación del padre/madre ideal e idealizado. Tanto los unos, como los otros deben lograr soltar-se. Soltar no implica abandonar, sino poder acompañar desde otro lugar.

A la hora de comprender la adolescencia, Dora Niedzwiecki dice que la adolescencia es un tiempo de ruptura y de pasaje. Propone también pensar el lado de la docencia frente a este grupo etario, en función de lo que se espera de ello, pero a su vez también en base a lo que esperan los adolescentes de los docentes.

Estos y otros temas muy interesantes se fueron desplegando a lo largo del programa. ¡Esperamos que les haya resultado interesante!

Hitzez Psikologia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *