17 de abril de 2021

La vida verdadera. Libro de Adeline Dieudonne

…»Aguarde un rato mirando fijamente al techo. Pensé en el parásito que había en la cabeza de Gilles. Pensé en la hiena. Aquella noche, ganaríamos la batalla. Era el último día del borrador de mi vida. Por descontado, mi padre seguiría teniendo sus ataques de ira y mi madre seguiría siendo una ameba, pero estaba a punto de recuperar a mi hermano pequeño y su risa repleta de dientes de leche»…

Una historia palpitante con la medida precisa de ternura, incomodidad y un pisca de humor…necesario. Una niña sin nombre de unos 10 años, será la protagonista junto a Gilles su hermano menor de 6 añitos. También están la «ameba» así llamaba a su madre, y el padre una bestia de manos largas y gigantes.

Seis temporadas de verano, para desplegar esta historia.

Vivian en una urbanización llamada la Demo: una cincuentena de chalets grises, oscuros y alienados como lápidas. Su casa, una casa de cuatro habitaciones una de ellas era la de los «cadáveres» donde se encontraba la hiena de mirada penetrante, el colmillo del elefante, como otro de los tantos trofeos de su padre. Una urbanización rodeada de un frondoso y verde bosque.

A pesar de las desaventuras que había tenido que vivir desde muy pequeña, esta niña era muy alegre y curiosa. Inteligente y vivaz, amaba las matemáticas y la física. Era feliz de tener a Gilles como hermano, con él y Dovka daban largos paseos por todos esos terrenos boscosos, en su hermano encontraba el amor y el cariño que fortalecía su lazo con la vida verdadera.

Una jovencita que crecía, junto a su deseo de viajar en el tiempo para deshacer la impronta de un accidente que nunca debió de haber sucedido. Bueno, ese y otras cosas que pasaban en casa, donde su madre la ameba, era la principal víctima pero no la única. La violencia física, las violentas palabras que circulaban sin respeto, sostenían en vilo a toda la familia, una mueca de más … y era suficiente.

Una infancia, un campo de batalla.

Una joven inocente que no le temía a casi nada, solo a la bestia que se iba gestando dentro de ella.

Reseña Hitzez Psikologia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *